Conocer para transformar.

Una visión socialmente viable, económicamente factible y ambientalmente adecuada

Archive for the ‘discursos’ Category

Universidad Pies Descalzos: usando la sabiduría comunitaria.

leave a comment »

Existen experiencias que nos muestran que las soluciones no vienen de afuera, de los organismos internacionales de crédito. No necesitas a gente con maestrías y doctorados. Necesitas rescatar los saberes tradicionales, involucrarte con la gente. Nadie conoce una comunidad tan bien como los locales. Ellos tienen el conocimiento para crear el cambio que necesitan. Pero quizás lo que hace falta es organizarse para explotar el potencial y sabiduría que pasan de generación en generación.

Universidad Pies Descalzos

Algunos de los logros de la Universidad Pies Descalzos:

– Es la única universidad donde toda su energía eléctrica viene del sol. Para replicar este modelo en otros países, las abuelas de la comunidad entrenan a otras mujeres a instalar energías solares.
– Su cocina solar parabólica es construida por mujeres analfabetas.
– La dentista es una abuela, analfabeta, que atiende los dientes de miles de niños.
– Aprovechan toda el agua ya que todos los techos están conectados a un tanque subterráneo.
– Los niños van a clases nocturnas porque durante el día cuidan de los animales.
– Cuando el porcentaje de analfabetismo es muy alto, usan títeres para comunicarse con la comunidad.

Fuente: http://www.ted.com/talks/lang/es/bunker_roy.html

http://www.youtube.com/user/barefootcollege?feature=watch

Anuncios

Written by Conocer

2 octubre, 2013 at 11:09 pm

El creador de la web sobre la libertad y la democracia.

leave a comment »

La Web es crítica no sólo con la revolución digital sino con nuestra continua prosperidad – e incluso nuestra libertad. Como la democracia misma, necesita ser defendida.

La World Wide Web cobró vida en mi escritorio en Ginebra, Suiza, en diciembre de 1990. Consistía en un sitio web y un navegador-visualizador, que resultaban estar en la misma computadora. El simple sistema demostraba un concepto profundo: que cualquier persona podría compartir información con cualquier otra, en cualquier lugar. Con este espíritu la Web se expandió desde sus raíces. Hoy, en su vigésimo aniversario, la Web está ampliamente integrada en nuestras vidas cotidianas. Damos por hecho que siempre estará allí, en cualquier instante, como la electricidad.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Conocer

30 julio, 2012 at 11:44 pm

Discurso de Chaplin, 1949

leave a comment »

Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres.

El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.

Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Conocer

3 julio, 2012 at 11:20 pm

Publicado en discursos

Tagged with , ,

De la servidumbre moderna.

with one comment

De la servidumbre moderna es una película documental franco-colombiana realizada en 2009 por Jean-François Brient completamente libre de derechos de autor. Fue elaborada a partir de fragmentos malversados de películas de ficción y de documentales. El objetivo central de esta película es revelar la condición del esclavo moderno en el marco del sistema totalitario mercantil y dar a conocer las formas de mistificación que ocultan su condición servil (Fuente).

Capítulo I

“Mi optimismo está basado en la certeza de que esta civilización está por derrumbarse.
Mi pesimismo, en todo lo que hace por arrastrarnos en su caída.”

Capítulo II: La servidumbre voluntaria

 Es el mal de estos tiempos, los locos guían a los ciegos.
William Shakespeare

La servidumbre moderna es una esclavitud voluntaria, consentida por la muchedumbre de esclavos que se arrastran por la faz de la tierra. Ellos mismos compran las mercancías que los esclavizan cada vez más. Ellos mismos procuran un trabajo cada vez más alienante que se les otorga si demuestran estar suficientemente amansados. Ellos mismos eligen los amos a quienes deberán servir. Para que esta tragedia absurda pueda tener lugar, ha sido necesario despojar a esa clase de la conciencia de su explotación y de su alienación. He ahí la extraña modernidad de nuestra época. Al igual que los esclavos de la antigüedad, que los siervos de la Edad Media y que los obreros de las primeras revoluciones industriales, estamos hoy en día frente a una clase totalmente esclavizada, solo que no lo sabe o más bien, no lo quiere saber. Ellos ignoran la rebelión, que debería ser la única reacción legitima de los explotados. Aceptan sin discutir la vida lamentable que se planeó para ellos. La renuncia y la resignación son la fuente de su desgracia.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Conocer

5 octubre, 2011 at 1:52 am

Discurso de Julio Anguita. España, 1999.

leave a comment »

El discurso de Julio Anguita (Málaga, 1941) es una magnífica muestra del arte del orador, que transmite un mensaje con un contenido muy consistente de principio a fin.

Buenas noches,

Hubo un hombre llamado Galileo Galilei dedicado al estudio, a horas encerrado, viendo astros, sacando las conclusiones de su observación, que descubrió que la tierra no estaba en el centro del universo, que se movía, y por tanto era el Sol el que ocupaba el centro y en torno al cual los planetas, y entre ellos la Tierra, giraban.

Aquel descubrimiento se enfrentó a la verdad institucionalizada. El Vaticano, la Iglesia, las creencias populares del momento, y la insistencia en el mantenimiento de lo que había descubierto le costó ir a juicio. Y, frente al acusado, ¿cómo podía él pensar que se había equivocado Aristoteles? ¿Cómo podía pensar él que las sagradas escrituras mentían? ¿Cómo podía atreverse él, un ingenuo sabio, a pensar que había descubierto algo que fuese en contra de lo que el magisterio de la Santa Madre Iglesia venía diciendo hacía siglos?

Y, sobre todo, ¿es que acaso el pueblo no aclamaba contra aquel que se atrevía a poner en duda la centralidad del planeta tierra? Las presiones son tremendas. Tiene casi que abjurar. Pero en un momento, en la rebeldía última, y musitando casi con una sonrisa, a lo Saramago, suave pero firme, dice en el italiano natal “Eppur si muove”, y sin embargo se mueve. Porque los cálculos matemáticos, porque las observaciones porque el ejercicio de la razón, porque lo que sus ojos estaban viendo noche tras noche, le estaban demostrando que era la Tierra la que se movía.

Pues bien, estamos hoy en la España de 1999, en la Europa de 1999, y en el mundo, en un momento en el que, en otras ocasiones de la historia, las sociedades han tenido que escoger un camino u otro: o seguir en la resignación, o plantar cara, la rebeldía que acaba de decir Manolo Cañada. La resignación es un producto que, como cualquier droga, duerme a la gente. Duerme su conciencia. La resignación es como la morfina, la cocaína o la heroína. La resignación es producto de muchas causas: yo voy a enumerar unas cuantas.

Click para seguir leyendo:

Written by Conocer

26 septiembre, 2011 at 9:48 pm

Tu eres importante.

with 2 comments

Estás en paro, o jubilado, o eres estudiante, o amo/ama de casa, o quizás en tu empresa sólo seas un número entre muchos.

Te han hecho creer que eres un don nadie, que tienen a miles como tú para reemplazarte, o que ya no vales para producir, ni para crear, ni para hacer un beneficio a tu comunidad.

Te han vendido que el fútbol, los paseos, leer el periódico, ver la tele, seguir los programas del corazón o jugar con una consola es lo mejor que puedes hacer.

Pero ahí, en el fondo, sientes que no es así. Todavía no lo sabes seguro, pero presientes que no estás acabado, presientes que no eres tan prescindible, tan débil, tan impotente como te hacen creer cada día.

Empiezas a comprender que toda esta sociedad la están diseñando otros, pero no cuentan contigo para ello. Están diseñando tu sociedad para su propio beneficio, y su mejor jugada ha sido hacerte creer que no debes, que no puedes, hacer nada.

Click para seguir leyendo:

Written by Conocer

19 enero, 2011 at 6:25 am

Cantegriles en Montevideo.

with 2 comments

A fines de la década de 1950, un grupo de estudiantes y docentes realizaron una investigación de las zonas marginales de Montevideo con el objetivo de relevar los aspectos estructurales (el ámbito espacial) y la forma de vida de quienes allí habitaban (las familias). De este estudio de los “barrios de la mugre”, o los “cinturones de miseria”, se dio a conocer para la academia la definición del término cantegril. En el momento el trabajo tuvo repercusión en Argentina y Brasil, y con el paso de los años se ha constituido en un documento invaluable sobre una realidad emergente en la época. Carezco de información de si este tipo de incursiones se han seguido llevando a cabo. Sospecho que no. Hoy en día el discurso de la marginalidad y de las políticas de integración continúan su curso por un rumbo radicalmente diferente al que se explicita en este trabajo.

Vale la pena transcribir de manera íntegra el último capítulo del libro. Entre otras cosas, se advierte de la ineficacia de los planes asistencialistas, que no hacen mas que perpetuar la miseria. Nos referimos a diversos planes impulsados por los gobiernos, en materia de vivienda, de asignaciones familiares, entre otras.

Otros países hay en Latinoamérica, más pobres que nosotros. Otros más ignorantes; los más, convulsionados, viviendo sobre el volcán de la inestabilidad y la tragedia. Pero casi todos saben que quieren y hacia donde van. Salen al encuentro de la pobreza sin esconderla ni temerle; enfrentan a la ignorancia seguros de vencerla; se sitúan sobre el volcán ardiente porque desde allí se divisa el cielo. Nosotros, en cambio, seguimos pensando en pasados días venturosos. A falta de mitos usamos palabras, atribuyendole mágicas virtudes que sabemos nunca poseyeron.

Ninguno quiere hoy escuchar ni analizar otros problemas que los personales. Somos cada vez mas duchos en recorrer vericuetos y menos aptos para andar caminos. Ello hace la ocasión poco propicia para mostrar realidades que no lleven improntas conocidas. Marchar contra la corriente no ha sido nunca tarea fácil. Sabiéndolo, aceptamos el reto.

El de los cantegriles y otros problemas esperan hace tiempo soluciones enmarcadas en medidas integrales. Señalamos la génesis en la huida del campesino a la ciudad, hasta llegar al “collar de miserias” de Montevideo. ¿Dijimos algo nuevo? Parece mas bien que estas cosas se conocen hace tiempo, pero no quieren entenderse porque unos están empeñados en buscar soluciones para el campo y otros para la ciudad. Ambos olvidan que el país es uno solo -aun medido en el marco del interés egoísta- y no recuerdan que ajustando un solo tornillo el resto del motor se desajusta. Aquellos que han intentado una política de colonización insincera en muchos casos, sin organización y sin dinero; éstos, la construcción de viviendas de emergencia, que multiplican los males del cantegril, y donde no podrán caber todos los habitantes del país, que siguen llegando a Montevideo.

La realidad nos dice a gritos que abandonemos los paños tibios. Con ese tipo de medidas sólo conseguiremos dilapidar dinero y esfuerzo y el mal irá agravándose. Es elemental que no pueden asimilarse al medio urbano personas de raigambre cultural diversa, pues los procesos de arraigo son lentos.

Con el transcurso del tiempo los males irán agravándose y las soluciones se tornarán más difíciles. A las dificultades generadas por los propios problemas se sumarán las derivadas de la falta de recursos y la ausencia de vocación por hacer las cosas bien.

Mario Bon Espansandín. Cantegriles.
Editorial Tupac Amaru. Montevideo, 1962.

Cincuenta años después, la realidad valida y legitima las palabras del autor.

Click para leer la primera parte del capítulo:

Written by Conocer

1 diciembre, 2010 at 5:43 pm

A %d blogueros les gusta esto: