Conocer para transformar.

Una visión socialmente viable, económicamente factible y ambientalmente adecuada

Conflictos socioambientales en Uruguay. Artículos para el debate.

with one comment

Algún día las fuerzas de la represión se pondrán del lado de la liberación. Ese día las fábricas de armas dejarán de funcionar, porque sus empleados y empleadores podrán ver que son responsables de la guerra, y que esa es la razón del vacío de sus vidas tan absurdas. Las grandes minas y los pozos petroleros habrán sido abandonados, al percatarse de que se desangró la tierra, absorbiéndola sin darle nada bueno a cambio y contaminándola. Los formadores de opinión se rebelarán contra sus medios, porque podrán ver que sus propias opiniones son creencias estúpidas, imposiciones limitantes de la máquina del poder y del lucro sin conciencia, sin empatía.

Si desaparece la diversidad biológica, se agota la fuente y la sustancia misma, el flujo bioquímico que hace funcionar al humano. La química moderna y la biotecnología apuntan a lograr sustitutos artificiales para los mecanismos inherentes a la inteligencia de la vida, evidenciada en la misma complejidad del ADN. En vez de comprender y potenciar el proceso, se propone acapararlo y controlarlo para fines egoístas: la dominación económica, geopolítica, el monopolio de los saberes y los recursos, la imposición de modelos de vida, de desarrollo, de expectativa y de consumo, bajo pretextos y modalidades muy poco democráticas.

______________________________________________________________________

Para mi la naturaleza es sagrada, los árboles son mis templos y los bosques son mis catedrales.

______________________________________________________________________

ÍNDICE

1.
Eucaliptos, Celulosa, Botnia y el Puerto de La Paloma.
Dr. Enrique Viana. Abril de 2012

2.
Puerto de La Paloma: Otra vez en disputa el destino.
Víctor L. Brachetta. Abril de 2012

3.
Una visión desde el post-desarrollo. El derecho a no desarrollarse.
Dra. Ana Agostino.

4. Uruguay: el país donde la palabra ecología o medio ambiente es mala palabra.
Martín Abreu. Agosto de 2012

5. La otra mitad del ambiente.
Entrevista a Eduardo Gudynas. 23 de agosto de 2012

______________________________________________________________________

Los pueblos que no defienden lo suyo, terminan siendo inquilinos en su propio país.

Eucaliptos, Celulosa, Botnia y el Puerto de La Paloma

Escrito Presentado por el Fiscal de la Nación Dr. Enrique Viana

Abajo se incluyen pasajes del extenso escrito (documento completo) presentado por la Fiscalía en lo Civil de 3er turno de Uruguay frente al proyecto promovido por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para implantar un puerto maderero en la localidad de La Paloma (Departamento de Rocha) en beneficio directo de la empresa extranjera UPM-BOTNIA:

… Por lo que se viene explicando, toda actividad con potencialidad de causar impactos ambientales significativos, y que igualmente se lleve a cabo sin la previa verificación del procedimiento de evaluación referido, es calificable como una actividad clandestina, hecha al margen del escrutinio ciudadano previsto en la Ley, ergo, ilícita. Precisamente, de lo que se trata la medida cautelar decretada en autos es de impedir tamaña ilicitud. …”

… Por lo expuesto, a la Sra. JUEZ PIDE:

1º) Se le tenga por presentado y con la documentación que se adjunta.

2º) Se INTIME, respectivamente, a los MINISTERIOS de VIVIENDA, ORDENAMIENTO TERRITORIAL Y VIVIENDA, de TRANSPORTE Y OBRAS PUBLICAS y de TURISMO Y DE DEPORTE y a la INTENDENCIA MUNICIPAL DE ROCHA a que, en relación a las actividades proyectadas denunciadas al inicio del escrito, procedan a cumplir con la realización del procedimiento de evaluación previa de impactos ambientales y con más la realización también previa de un ordenamiento ambiental del territorio implicado en autos, y bajo apercibimiento de la promoción en su contra de los procesos judiciales pertinentes, cometiéndose.-

Fiscalía Civil 3º, 10 de abril de 2012.-

______________________________________________________________________

Puerto de La Paloma – Otra vez en disputa el destino

Víctor L. Bacchetta (Semanario Voces)

El gobierno sigue adelante con su proyecto de puerto multimodal en La Paloma, a pesar de la oposición de los vecinos de la localidad e incluso del requisito, acompañado por el fiscal Viana, de realizar el estudio de impacto ambiental previsto en las normas vigentes.

En marzo último, los ministerios de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y de Turismo y la Intendencia de Rocha anunciaron su decisión de habilitación del puerto de La Paloma para convertirlo en una Terminal de carga multimodal que, en primera instancia, sería destinada al traslado de troncos de madera para la planta de UPM en Fray Bentos. Por el acuerdo, serían 250.000 toneladas anuales, lo que correspondería a un barco por semana.

El anuncio desató una reacción inmediata de los vecinos de la localidad que a través de sendas asambleas calificaron la decisión oficial de “autoritarismo y soberbia” por desconocer los numerosos pronunciamientos de rechazo de la población a dicho emprendimiento e ignorar, en consecuencia, los derechos humanos “relativos a la libre expresión y a la autodeterminación de los pueblos en cuanto a su forma y calidad de vida”.

La Paloma es el principal centro turístico de la costa atlántica, sus características de ciudad pequeña, a escala humana, la transforman en un destino preferencial del turismo de playa, salud, naturaleza y cultura. La Unión de Vecinos de La Paloma, que viene trabajando en el proyecto Nautilo, para mantener las cualidades esenciales de la forma de vida e identidad del lugar, lo considera amenazado por la operación del puerto maderero.

Desde el gobierno se manejan alternativas a la circulación de camiones, pero no solo esto preocupa a los vecinos. “El problema – dicen- es el conjunto de cambios y daños sociales, ambientales y económicos que genera la propia instalación de un puerto maderero” y por ello reclaman que se haga un estudio como exige el Decreto 349/005 que reglamentó las evaluaciones de impacto ambiental y las autorizaciones ambientales.

En este contexto, el Fiscal Enrique Viana acaba de presentarse a la Justicia para que se intime a los ministerios involucrados para que “procedan a cumplir con la realización del procedimiento de evaluación previa de impactos ambientales y con la realización también previa de un ordenamiento ambiental del territorio implicado”, bajo apercibimiento de la promoción en su contra de los procesos judiciales pertinentes.

El MTOP no responde a este reclamo y va más lejos. En una presentación de los objetivos estratégicos y prioridades de inversión para el período 2010-2015, el puerto maderero sería solo la primera fase de un proceso que, a mediano y largo plazo, tendería a la “concreción de un puerto de aguas profundas (más de 18 metros de profundidad), el que se plantea opere bajo modalidad PPP” (sic). Reaparece el puerto de aguas profundas.

En este preciso momento hay una comisión integrada por los ministerios de Economía y Finanzas, de Transporte, de Industria, Energía y Minería y de Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente – donde resalta la ausencia del de Turismo – que debe definir, con un plazo que vence el 15 de mayo próximo, las opciones para ese puerto. Que sigan barajando La Paloma, quiere decir que todas las propuestas siguen en disputa.

Los otros proyectos de puerto de aguas profundas en esa comisión son la Terminal portuaria propuesta por la empresa minera Aratirí y el puerto de la Compañía Oriental de Desarrollo e Inversiones, que representa a un consorcio español, griego, belga y francés. Para el MTOP todos estos proyectos sirven al propósito de convertir al país en polo logístico para todo el Cono Sur, pero debe definir con quiénes y bajo qué condiciones.

La construcción de un puerto de estas características, ya no solo para La Paloma como para toda la costa atlántica, transformaría radicalmente las condiciones de vida, la economía, el medio ambiente y la cultura de las poblaciones de esa zona. Por ahora, las decisiones se restringen al Poder Ejecutivo y los grupos económicos interesados, sin contar con estudios de los impactos ni con los planes de futuro de las comunidades.

______________________________________________________________________

Para el que mira sin ver, la tierra es tierra no mas. Atahualpa Yupanqui.

Una visión desde el post-desarrollo. El derecho a no desarrollarse

Dra. Ana Agostino *
Fuente: http://www.uruguaypiensa.org.uy/noticia_51_1.html

Cuando pensamos ”alternativas” para el Uruguay, a pesar de la diversidad posible de respuestas, un elemento sin embargo se impone como denominador común: el Uruguay es un país subdesarrollado que necesita desarrollo.

Ambas palabras, sin embargo, no son neutrales. Y su propia enunciación condiciona las posibles ”alternativas” a definir. Si admitimos que el lenguaje no sólo describe la realidad sino que la crea, la utilización de ciertas palabras y no otras- determina en parte el resultado final de nuestras acciones. Según Steve de Shazer[i] el lenguaje es la realidad por lo que debemos prestar atención a la manera en la que hemos ordenado el mundo en nuestro lenguaje y cómo el lenguaje, que nos precede, ha ordenado nuestro mundo. El desarrollo, la palabra desarrollo, nos precede, nos ha sido de acuerdo con lo que plantea Gustavo Esteva[ii]- ”pro-puesta” e ”im-puesta” con todo su caudal de significados, que más allá de los múltiples adjetivos que ha ido adquiriendo a lo largo de más de cuatro décadas de discurso, ha mantenido como esenciales a su concepción originaria y que Esteva, y varios otros autores dentro de la corriente del post-desarrollo definen como ”occidentalización del mundo”.

Una característica fundamental del discurso del desarrollo es la negación de la diversidad.

Desarrollo sustentable, humano, endógeno, a escala humana, participativo; los adjetivos han ido variando según las tendencias y las modas, según el énfasis de los organismos internacionales de crédito y las agencias de Naciones Unidas, también según cuestionamientos de organizaciones sociales o políticas y hasta de la academia. La esencia del desarrollo, sin embargo, no ha variado, pues se ha mantenido incuestionado uno de los productos que surgen de su discurso: el subdesarrollo. La condición fundamental para plantearse el desarrollo como meta es aceptar la situación de subdesarrollo, es decir, de vivir en un estado de atraso respecto a un modelo necesariamente universal, necesariamente superior. El significado proviene de la biología y se refiere al crecimiento y transformación de un organismo vivo hasta alcanzar su forma natural y completa, siguiendo estados predeterminados, dependiente cada uno del anterior. Esta concepción lineal del desarrollo fue trasladada a la esfera social a fines del siglo XVIII cuando las transformaciones sociales y políticas fueron descriptas como procesos naturales. En el siglo XX, a partir del discurso de asunción del presidente de Estados Unidos Harry Truman en 1949, pasó a adquirir el significado que mantiene hasta el presente: la superación de un estado de atraso para acercarse al modelo representado por el mundo occidental. El subdesarrollo es presentado como el estado en el que vive ”más de la mitad de la población del mundo . Su comida es inadecuada. Son víctimas de la enfermedad. Su vida económica es primitiva y atrasada. Su pobreza es un handicap y una amenaza tanto para ellos como para zonas más prósperas”. Por lo tanto, los otros, es decir los sanos, ricos, industrializados, en posesión del único conocimiento válido -el científico- se abogan el derecho, tal como continúa el discurso de Truman, de ”desarrollarlos”, es decir ”ayudarlos a que realicen sus aspiraciones para una mejor vida a través de su propio esfuerzo, para que produzcan más comida, más ropa, más materiales para vivienda, y más poder mecánico para aliviar sus cargas”.[iii]

El hombre y la mujer común se han convertido en homo economicus.

El discurso del desarrollo ha mantenido desde entonces varias características:
Define y lleva a autopercibirse a más de la mitad de la humanidad como subdesarrollados. Este no es un hecho menor, pues las opciones, alternativas y posibles caminos a emprender para alcanzar una mejor calidad de vida parten de la percepción de sí mismo como de lo que no se es, de lo que no se ha alcanzado, del fracaso.

El punto anterior está directamente ligado con otra característica fundamental del discurso del desarrollo: la negación de la diversidad. Otras formas de hacer las cosas -de vestirse, de comer, de producir, de intercambiar bienes- no son percibidas y promovidas como manifestaciones de diversidad sino como indicación de incapacidad, de inhabilidad para actuar de acuerdo con el modelo universal y reconocido como válido, es decir el occidental. Las opciones, que supuestamente deberán alcanzarse con el esfuerzo propio, estarán necesariamente ubicadas no en un imaginario propio, anclado en particularidades culturales, ancestrales, de carácter territorial, sino aquellas que tanto desde el punto de vista de su implementación como de las palabras que las definen- se ubican en el imaginario del desarrollo. Ya han sido pensadas, probadas, medidas y standardizadas. Las respuestas, por lo tanto, serán ”paquetes standardizados” para usar la expresión de Iván Illich.[iv]

Otorga legitimidad a la intervención. El discurso del desarrollo es normativo respecto a cómo debe ser el modelo de vida a alcanzar pero también es legitimante de la intervención de actores externos. Tal como argumenta Gilbert Rist, un resultado directo del discurso de Truman es precisamente esta legitimidad, puesto que ”nadie sensible al sufrimiento de otros podría cuestionar la necesidad del desarrollo. El debate se abrió respecto a posibles formas de implementación, pero el carácter transitivo del desarrollo esto es la intervención en los asuntos internos de una nación- no fue cuestionado”[v].

El crecimiento económico como sinónimo de desarrollo. La propuesta original, y que se mantiene a lo largo de las concepciones que han ido surgiendo en todas las décadas del desarrollo, es ”más comida, más ropa, más materiales”, más producción. La respuesta a las múltiples y diversas dificultades de sociedades heterogéneas es siempre económica, orientada a crear dependencia de bienes factibles de ser obtenidos exclusivamente en el mercado. El discurso del desarrollo ha convertido, según Esteva, al hombre y a la mujer común en homo economicus,[vi] viviendo bajo la ilusión de que es posible sustituir actividades significativas que otorgan satisfacción por bienes y servicios standardizados. Según Arturo Escobar la visión económica ha sido sin duda la que mayor influencia negativa ha tenido en el pensamiento del desarrollo dándole una visión economicista no sólo al desarrollo sino a la propia vida.[vii]

Existen alternativas. Los ómnibus son alternativos a una multitud de autos, agua limpia es alternativa a cirugías caras, equipos comunitarios de salud son alternativos a médicos y enfermeros, entre otras.

Si bien han existido varias definiciones y propuestas respecto al desarrollo, su validez y necesidad nunca había sido cuestionada hasta el surgimiento de la corriente conocida como post-desarrollo. Estos autores argumentan que no se trata de reformularlo, ni de redefinirlo, ni de buscar caminos alternativos para llegar a él. El desafío fundamental es encontrar alternativas al desarrollo, pues estas características esenciales se mantienen con independencia de los enfoques. La profunda crítica al discurso del desarrollo es por lo tanto una de las contribuciones esenciales de esta corriente de pensamiento que comienza a ser debatida internacionalmente a partir de la publicación del libro ”The Development Dictionary. A Guide to Knowledge as Power” editado por Wolfgang Sachs.[viii] Una crítica recurrente a esta corriente ha sido que no ha superado el nivel de crítica, careciendo de propuestas alternativas.[ix] Al respecto es importante tener en cuenta que el desarrollo, siguiendo el análisis de Arturo Escobar, puede ser entendido como una función de poder con una inmensa productividad que circunscribe naciones de determinada manera, produce órdenes y prioridades, crea y manipula visibilidades (campesino, marginados urbanos, sector informal, etc.), apela a imperfecciones e insuficiencias (falta de capital, falta de instituciones democráticas, falta de valores adecuados) y es por lo tanto normativo, imponiendo condiciones sobre cómo deben los seres humanos interpretar sus condiciones de vida y cuáles deben ser sus aspiraciones. Ello lo hace mediante el trabajo del ”conocimiento del desarrollo” la profesionalización del desarrollo- y del trabajo de las ”instituciones del desarrollo” la institucionalización del desarrollo-.[x] A esta lógica, sin duda, el post-desarrollo no ofrece un discurso alternativo, no pretende sustituir un modelo por otro ni generar nuevas normas universalizables. Su intención es la de contribuir a develar la multiplicidad de formas posibles de hacer las cosas. Contribuye con la afirmación categórica de que existen alternativas y alternativas a las alternativas. Y fundamentalmente, la contribución respecto a que éstas existen, se practican, no deben ser inventadas pues lo que necesitan es develarse en su realidad, la que el discurso del desarrollo ha creado activamente como no existente, es decir no valioso, desechable, invisible. No es casual que Gustavo Esteva se presente a sí mismo como ”contador de cuentos itinerante”.[xi]

Su intención no es proponer alternativas concretas para ser replicadas universalmente sino compartir historias de vida (de indígenas de Oaxaca, de barrios populares de México). De allí la audiencia podrá elaborar sus propios análisis, exploraciones, búsquedas respecto a formas posibles de hacer las cosas. En el mismo sentido, en un texto escrito en 1971, Ivan Illich planteó que la búsqueda de alternativas se encuentra en cuestionar lo que es obvio a los ojos y las soluciones aceptadas ampliamente, agregando que es más fácil hablar de alternativas que formularlas con precisión. Según Illich, debemos sentirnos satisfechos con ejemplos que indican direcciones para la investigación, y que muchos de ellos ya están dados: los ómnibus son alternativos a una multitud de autos, agua limpia es alternativa a cirugías caras, equipos comunitarios de salud son alternativos a médicos y enfermeros, y otras alternativas pueden ser discutidas por docenas.

El desafío que plantea el post-desarrollo es el de cuestionar la monocultura del desarrollo, su visión lineal, atada a una lógica de productividad e inserta indefectiblemente en el mercado. Fuera de esos límites, la realidad es heterogénea, tiene múltiples interpretaciones y ofrece, por tanto, la posibilidad de encontrar múltiples respuestas.

* Asistente social, Universidad de la República, y Doctora en Estudios de Desarrollo, Universidad de Sudáfrica.
Comentarios a vuelta de correo a: anaa@internet.com.uy

______________________________________________________________________

Mientras las máquinas cortan los árboles, los manifestantes optan por el yoga.

Mientras las máquinas cortan los árboles, los manifestantes optan por el yoga.

Uruguay: el país donde la palabra ecología o medio ambiente es mala palabra

Martín Abreu (vecino y activista de La Paloma, Rocha)

“Uruguay Natural”??? Cual?? Donde??

Desde hace mucho tiempo escucho preocupado como el término medio ambiente o ecología es menospreciado, insultado o desvalorado escuchando a muchos personajes reírse sarcásticamente y decir por ejemplo…. no vamos a hacer un puente, un puerto o una planta de celulosa por 4 pajaritos…. o ….dejen trabajar!! queremos trabajo!! sin importar nada mas que esta generación y la próxima que se revuelva como pueda, sin medir consecuencias o evaluar pros y contras.

Esta forma de pensar ha avalado no solo maltratar el término, sino maltratar a la naturaleza una vez prodigia de nuestro país plantando gran parte de Uruguay con varias especies de eucaliptus (no solo en suelos de prioridad forestal), soja transgénica para raciones de cerdos europeos donde se usan muchos agro tóxicos y donde la tierra se erosiona como nunca, destruyendo el recurso suelo,…..una papelera y dos más en camino y como frutilla de la torta ahora quieren también megaminería.

De esa forma también se han explotado o sobre explotado los recursos pesqueros durante años, lo que ha llevado al colapso de muchas pesquerías. (por ejemplo durante muchos años en la pesca del Caracol Fino en La Paloma, se usaron redes con pesos que se meten medio metro dentro del barro o arena de fondo, arando los mismos y destruyendo centenares de millas cuadradas del fondo marino, -en su momento nadie dijo nada y hoy se pagan las consecuencias-, o la sobre pesca de merluza diezmando el recurso, donde además de usar hoy todos los barcos el prohibido doble forro de red, hemos llegado a que sea necesario tirar varias toneladas de otras especies para subir 10 cajas al barco, y de merluza cada vez más pequeña).

Los montes nativos invadidos por exóticas (Ligustro, Ligustrina, Madreselva, Espina de Cristo, Zarzamora, etc.) sin ninguna acción al respecto o montes nativos cortados bajo ningún control donde muchas especies son medicinales o podrían servir para usos varios usadas de forma moderada . Los Palmares Butiá y Yatay únicos en el mundo muriendo y sin ninguna política que los proteja, la caza indiscriminada sin control (cada vez hay menos Carpinchos, Mulitas, Guazuvirá, algunas especies de aves y peces, etc.) y hasta legal como la de patos donde vienen extranjeros a matar miles de patos al año donde nadie controla nada, matando especies prohibidas y en números de tres ceros para arriba.

Venta de fauna indiscriminada en las ferias vecinales y por la red de una forma casi legal!!.

Desecación de bañados, represas en arroyos y cañadas y canalizaciones en cualquier lado y sin control, Glifosato (perjudica embarazos y produce leucemia), Endosulfán (insecticida poderoso, prohibido en Unión Europea y otros países), y un montón de otros venenos usados deliberadamente y sin control alguno que van a parar al agua de arroyos y ríos que muchas veces tomamos.(Ambas márgenes de donde se saca el agua de OSE en La Paloma, Rocha estaban plantadas hasta hace poco de soja transgénica donde se usan estos venenos).

Las playas erosionadas por los privilegios de las construcciones encima de la costa, los médanos están desapareciendo en muchas playas , y se sigue construyendo en éstos y en los lugares que se deberían mantener como zonas naturales para que no suceda lo que sucede en otros lados, que no queda costa sin construir o simplemente ya no queda playa…. ( la Intendencia Departamental de Rocha modificó la ordenanza costera a su placer para facilitar se siga construyendo en los pocos lugares aún naturales).

Un sistema de Áreas Protegidas sin Guardaparques, (salvo donde hay negocio como en Cabo Polonio, en todas las demás áreas o no hay, o hay un número insuficiente y mal pagos), donde los valores naturales de dichas áreas siguen destruyéndose…

Ahora aparecen todos estos megaproyectos que en teoría son “económicamente salvadores” como Botnia, Montes del Plata, Aratirí, Shell Gas, nueva planta de celulosa para Laguna Merín (porque hay que terminar de contaminar la Laguna Merín que es lo único que falta sumando a los venenos del arroz y de la soja y la pesca incontrolada por pescadores brasileros que hoy existe).

Exploración de petróleo y gas en la plataforma continental, etc.…y a todo esto le llamamos progreso??

Que dejan estas empresas?? Río Negro donde está Botnia- Upm es uno de los Departamentos con mas desocupados!!!..Hoy luego de la inversión salvadora de Botnia- Upm 4 de cada 10 uruguayos gana menos de 10000$, las rutas están destruidas, los suelos de a poco erosionados o inservibles, aguas contaminadas, y problemas de salud en la gente, etc. Para que sirvió??? Esta aumentando la inflación, se duplicó la deuda externa (hoy supera los 30000 millones de dólares), la inseguridad aumenta y la educación es cada vez peor.

Insólitamente estas plantas están ubicadas en zonas francas donde no pagan impuestos, y encima les hacemos un puerto que lo pagamos todos en medio de el principal balneario de Rocha para que abaraten costos y puedan seguir llevándose nuestra riqueza. La obra pública la pagamos todos (hoy se draga sobre lo ya dragado una y otra vez y nadie controla nada), y la pérdida por valor inmobiliario que va a existir y por turismo también la pagaremos los uruguayos(a cambio de 11 puestos de trabajo dicho por ellos mismos y desplazando a los barcos pesqueros fuera de los muelles (el único que funciona hoy en esta puerto genera directamente mas de 30 puestos de trabajo y genera comida y no falsos porcentajes de PBI que deberían contarse para Finlandia y no para Uruguay).

Montes del Plata se cocinó sin que nadie supiera….Porqué?? Es un negocio vergonzoso?? Que le damos los uruguayos?? zona franca donde no pagan impuestos y permiso para plantar en campos donde el índice Coneat es mas alto del país para que planten cerca de la planta y se lleven nuestras riquezas bien baratitas …a cambio de que??

Megaminería a cielo abierto está prohibida en EEUU , Canadá y Unión Europea, ¿¿porque cree vecino que allá se niegan??? Y un caño de 100 metros de diámetro que atraviesa medio Uruguay hasta el mar para que se lo puedan llevar…cualquier parecido con Las Venas Abiertas de América Latina es pura coincidencia!!! Para colmo bien cerquita de Punta del Diablo, balneario que mas ha crecido últimamente en Uruguay y atravesando la reserva de Biosfera Bañados del Este (otra mentira que de reserva no tiene nada).

Vamos a explorar petróleo y gas donde hoy son zonas pesqueras desplazando empresas que producen alimento de las zonas donde hoy se pesca para satisfacer a corporaciones, en este caso neofilibusteros representados por Empresas Británicas y Estadounidenses amparados por Malinches Uruguayos.

En gran parte de Europa los mismos productores y los consumidores se niegan a los transgénicos y acá plantamos medio Uruguay con eso…hasta en el departamento de Montevideo hay soja transgénica. Son ignorantes los productores alemanes cuando le dicen NO a los transgénicos????

Se plantean 4 puertos en 100 km.????? Aunque sabemos que el de Aratirí podría ir en el de aguas profundas pero eso está por verse (Maderero, Aratirí, Aguas Profundas, Charqueada) En que cabeza lógica se le ocurre esto?? Un país con 3 millones de personas que ya tiene 2 puertos funcionando (Montevideo y Nueva Palmira) Uno para los grandes barcos, post-panamax???Debe ser para facilitarles el saqueo a las corporaciones estas porque si es por producción hoy y desde siempre sobra espacio en el Puerto de Montevideo!! (Si es un puerto para el Mercosur porque no se saca tanta producción hoy por Montevideo??)

Para peor..para quien son estos puertos?? 1)-El de La Paloma (principal balneario de Rocha) para Empresa Sueco Finlandesa (le llaman multimodal!! Si porque quizás la manera de cargar Eucaliptus grandis, globulus o dunnii sea de modo diferente, porque lo único que saldrá por allí son eucaliptus, ¡¡basta de mentiras y menospreciar la sabiduría del pueblo!!) ah con7 km de costa no me lo comparen con Barcelona como lo han hecho donde hay 70 km. o mas de costa y en donde hay control efectivo y real, y aun así esta muy contaminado en su entorno. 2)- el de Aguas Profundas a 9 Km. de La Pedrera y no a 20 como dicen (balneario en pleno crecimiento y a donde va a ir a parar la basura que genere este puerto porque la corriente litoral en esa zona de la costa es hacia el sur y va hacia allí) todo esto para beneficiar a los Chinos y que puedan tener un pie en Sudamérica para vender sus productos??, 3)- el puerto de Aratirí para que esta empresa hindú – británica se lleve el hierro (si fuera África diríamos pobres africanos!! los saquean!!, como es en Uruguay no es saqueo ..¿¿cual es la diferencia??), y 4) el de Charqueada en Treinta y Tres será para beneficiar a Brasil porque a esta altura no queda nada para sacar??

Que vamos a producir con tanto puerto?? si en Uruguay lo único que se produce en grandes volúmenes es madera y soja!! Además de carne que siempre hubo…4 puertos que generan mano de obra un par de años (y después nos pasa como le sucede a España hoy) y arruinan el posible futuro de el único Departamento que todas sus costas dan al Atlántico….(Río Grande do Sul que produce bastante mas que Uruguay y que tiene 10 millones de habitantes tiene 1 gran puerto!!! El de Río Grande!! Y uno mas regional que sirve de conexión con este ultimo ..el de Porto Alegre). Y no me vengan con el verso del calado y los megabarcos!!

Para lograr toda esta donación para las grandes corporaciones hay una perdida intencional de objetividad e imparcialidad de los organismos que deben aprobar estos proyectos ( lo de Montes del Plata es impresentable) y después controlar (Botnia contamina, pero nadie lo dice, cuidan bien que no se sepa) pues el estado es co-interesado y es juez y parte de estos proyectos, o sea que aprueba pensando en votos, en pseudos porcentajes de PBI y desempleo y nunca en base a argumentos técnicos, ni pensando en el futuro a mediano o largo plazo.

En este nuevo Colonialismo por corporaciones que en otros países lo hacen con armas inventando guerras o sometiendo pueblos, acá lo hacen por medio de políticos y empresarios que actúan y trabajan para ellos a cambio de quien sabe que, y así se pueden llevar nuestro hierro lo que produce nuestro suelo, y dentro de poco nuestra agua…muchos de ellos cantaban la conocida canción Maldición de Malinche, obra de un mexicano e interpretada por el excelente dúo Los Zucará, y sacaban pecho!!! Otros recuerdan Masoller o añoran al Pepe Batlle pero su accionar es contrario a su historia…eso si…hay algo en común… todos visten cada vez mejor y piensan a 5 años.

PARA QUE UN MEGAPROYECTO DE ESTOS COMO ARATIRI, MONTES DEL PLATA, BOTNIA ETC QUE LO IMPONEN LAS GRANDES CORPORACIONES INTERNACIONALES CUYO UNICO OBJETIVO ES EL LUCRO , QUE NO LES INTERESA EL BIENESTAR DE LOS URUGUAYOS Y QUE VAN A DESTRUIR LO POCO O MUCHO QUE QUEDA, NECESITAN SI O SI ACTORES LOCALES QUE ACTUEN PARA ELLOS…EN ESA TAREA ESTAN EN ESTE MOMENTO LOS POLITICOS NACIONALES (PRESIDENCIA, MINISTROS, SENADORES, DIPUTADOS) Y DEPARTAMENTALES (INTENDENTE Y EDILES), PERO TAMBIEN ACTORES LOCALES QUE DICIENDO TODO QUE SI, AVALAN ESTAS COSAS Y SON LA BASE EN LA QUE SE APOYAN ESTOS MALINCHES DE DISTINTOS PARTIDOS QUE HAN GOBERNADO Y GOBIERNAN.

TODOS ELLOS SON RESPONSABLES Y TIENEN NOMBRE Y APELLIDO, NO LOS OLVIDES SON LOS QUE ESTAN REGALANDO EL FUTURO DEL PAIS.

Algunas leyes que se violan hoy

  • Constitución Artículo 47.
  • Ley 15239.
  • Ley 14859 Código de Aguas
  • Ley 14205 Convención CITES
  • Ley 15939 Ley Forestal
  • Ley 9481 Ley de Fauna
  • Ley 14040
  • Ley 16466 Ley de Evaluación de Impacto Ambiental
  • Ley 17283

SI EN URUGUAY SE TERMINA LA TIERRA, SE TERMINA EL PAIS. CERRA Y VAMOS

El decir Uruguay Natural, mas allá de no ser cierto nos convierte en un país mentiroso. Así que si van a seguir entregando el país de esta forma, por lo menos háganlo dignamente y borren el slogan “Uruguay Natural”.

______________________________________________________________________

Si esto es bueno para la economía, entonces al carajo la economía.

Si esto es bueno para la economía, ¡entonces al carajo la economía!

La otra mitad del ambiente

MONTEVIDEO (Daniel Feldman/ Uypress) [fragmento]

Eduardo Gudynas es Secretario Ejecutivo del Centro Latinoamericano de Ecología Social, con sede en Montevideo, y posee una dilatada trayectoria en el análisis de los temas ambientales. Con él conversamos largamente sobre nuestro país, la región y el posicionamiento del progresismo frente a la temática del ambiente.

¿Qué balance o diagnóstico hacés de la situación ambiental de nuestro país al día de hoy?

La situación ha empeorado en los últimos años. Eso es resultado de un balance entre dos procesos: por un lado, las medidas gubernamentales para lidiar con los diferentes impactos ambientales han sido insuficientes o en algunos casos no han existido o no han sido efectivas y por otro lado, la presión humana sobre el ambiente ha aumentado mucho, especialmente en los últimos años por las altas tasas de crecimiento económico. Entonces, cada vez hay más deterioro ambiental y las medidas de restauración o reparación son inadecuadas. Eso lleva a un incremento del deterioro. Se ve incluso en el ambiente urbano, en las ciudades, por ejemplo con los graves problemas que hay con la basura, que no sólo ocurren en Montevideo sino también en varias ciudades del Interior.

¿En el Interior también?

Sí; si bien no hay basurales en las calles como en la capital, algunas ciudades tienen serias dificultades para realizar la disposición final de los residuos. Seguimos con un gran atraso en la implementación de un sistema que verdaderamente proteja nuestras áreas naturales y mantenemos problemas en, por ejemplo, la recuperación de los arroyos capitalinos como el Miguelete o el Pantanoso y en lidiar con la contaminación industrial.

Además de la presión humana a la que hacés referencia se dan polémicas en torno a diferentes emprendimientos y sus impactos ambientales.

Entre los nuevos factores que afectan al ambiente nombraría dos que son claves: la intensificación agrícola –especialmente la sojización y los efectos por el uso de algunos agroquímicos- y algunos mega emprendimientos. Entre estos últimos podemos ubicar ciertos establecimientos de gran porte, como las plantas de celulosa, pero también una seguidilla de puertos costeros, construidos por diferentes empresas y una expansión minera, que no sólo incluye el caso en debate de Aratirí, sino otros emprendimientos que están más avanzados, como la explotación de calizas para hacer cemento portland en la zona de la Quebrada de los Cuervos.

Por un lado hay presión para avanzar en el desarrollo y generar fuentes de trabajo. Por otro lado, hay emprendimientos que afectan al ambiente. ¿Es una contradicción sin solución?

El primer paso es entender que existe esa contradicción. Usualmente, frente a las alertas ambientales, lo que hace el gobierno –y no es sólo un problema del gobierno de Mujica, se observa en los demás gobiernos progresistas de América- es decir que quienes presentan alertas ambientales impiden el desarrollo y la reducción de la pobreza, y constituyen un riesgo porque podrían significar un atraso para el país. Creo que ese es un abordaje incompleto, a veces peligroso y bastante infantil. Lo que se alerta es que buena parte de estos emprendimientos tienen un costo ambiental. Paralelamente a ese costo ambiental hay también un costo económico oculto, que usualmente se socializa, lo paga toda la sociedad. Por lo tanto, lo que debería hacerse son verdaderos balances, mirados desde el punto de vista del interés nacional, para ver cuánto realmente se gana con algunos de esos emprendimientos. Así como hay cifras visibles para la macroeconomía, como el incremento de las exportaciones, también hay costos invisibles, que van desde la afectación de la salud, pasando por la pérdida de fertilidad de algunos suelos hasta la pérdida de ciertos recursos genéticos del país. Esos balances no se realizan en la actualidad.

Por otro lado se generan fuentes de trabajo, para lo cual hay una fuerte presión y mejora la calidad de vida de muchos habitantes.

Depende de qué sectores. Por ejemplo, en el sector minero, si observamos las cifras de otros países sudamericanos donde está más desarrollado, como Perú y Chile, ocupan solamente al 1% de la población económicamente activa. Es una captación de empleo muy pequeña. Por otro lado, la minería genera efectos de derrame económico negativos muy importantes. Ellos van desde la destrucción de circuitos económicos regionales hasta la pérdida de suelos de uso agropecuario y de agua para usos agropecuarios.

¿A qué circuitos económicos regionales te referís?

Lo que se observa en los países vecinos es que en los lugares donde se implanta la minería se genera una pequeña elite vinculada a la empresa minera con grandes ingresos, que accede a un nivel de consumo que se da por fuera de la región. Entretanto, la parte de la población que no accede al empleo en el sector pierde líneas que pueden ir desde cultivo de hortalizas y otros para consumo local y regional hasta la pequeña tienda que vendía a los vecinos. Eso desaparece.

Pero ¿esa no es una tendencia que se da en todo el mundo?

No; en algunos países, cada vez que se realizan estos balances ambientales, sociales y económicos, resulta más potente mantener estos circuitos económicos regionales porque generan mayor equidad, son más estables, menos dependientes de los vaivenes de precios del comercio exterior y tienen asociados menos problemas que con la explotación minera o petrolera, como situaciones de inequidad, violencia, etc. Lo que yo quisiera transmitir es que hay que hacer un nuevo tipo de balance económico, social y ambiental. En nuestro país ese tipo de análisis no se está realizando.

Pero ¿es posible para Uruguay, un país chico y sin muchos recursos, salir de ese esquema?

Sí. Cuando uno cuenta en los países andinos que Uruguay se va a dedicar a la minería, eso genera sorpresa. Las propuestas de salida de la explotación minera por parte de los países andinos van dirigidas a fortalecer su sector agropecuario. Entonces, estamos ante un caso muy raro en el mundo, donde un país de vocación agropecuaria, cuyo sector agropecuario ya posee una agroindustria implantada y la puede profundizar, quiere desafectar predios agropecuarios para hacer minería de gran porte, a cielo abierto y que durará unas décadas.

Pero el ingreso de capitales es muy tentador, como lo fue con las papeleras.

Todo eso está evaluado con la vieja contabilidad. Hay que ver cuánto de esos capitales realmente queda en el país. Buena parte de la inversión es para comprar infraestructura que es importada, no se adquiere maquinaria fabricada en Uruguay. Adicionalmente, buena parte de esa inversión se gasta en mano de obra extranjera. También, tenés costos asociados que hay que restar: por ejemplo, el país sigue invirtiendo cifras muy importantes en el monitoreo de la planta de celulosa y nadie resta ese costo. ¿Cómo podría resumirte esto? Puede ser que sea un buen negocio, pero hasta ahora nadie ha demostrado que lo sea, bajo análisis serios desde el punto de vista de este balance social, ambiental y económico. Por ejemplo, en Ecuador hay varias evaluaciones independientes de cuánto gana el país con la explotación petrolera. Ecuador es un exportador de petróleo de importancia en la región. En estas evaluaciones de nuevo tipo se han contabilizado los costos que ha tenido que asumir el Estado por la contaminación petrolera. En alguno de los balances realizados se ha encontrado que a lo largo de las últimas décadas el país no ha ganado dinero en forma neta. En Perú se está realizando un inventario de los impactos que están dejando las empresas mineras que han terminado de explotar sitios y desaparecieron. Esto es lo que se llama pasivos mineros. Perú tiene alrededor de 5.000 pasivos mineros. La remediación ambiental de esos pasivos mineros es equivalente a buena parte del dinero que se ha ganado en exportaciones por esos productos.

¿Eso lo asume el Estado?

Lo tiene que asumir el Estado. De hecho, en Ecuador hay encaminada una demanda ciudadana por contaminación de aguas superficiales y subterráneas por el petróleo por varios miles de millones de dólares.

Hace poco tiempo en un informe sobre la planta de celulosa que se está construyendo en Conchillas se decía que está ocupando a más de 4.000 trabajadores en forma directa. Es una cifra impactante para lo que es nuestro país.

Sí, en la fase de construcción tienen mucha mano de obra. Pero en la fase de operación, no. Por ejemplo, la planta de UPM BOTNIA debe tener unos 230 a 250 empleos directos totales. Se puede argumentar que hay una serie de empleos indirectos. Pero nuevamente, debemos hacer la cuenta país. La cuenta país nos indica que lo que quedó es una fábrica que sólo emplea a 230 personas.

Muchas veces se sostiene que los ecologistas o ambientalistas tienen un discurso muy lírico e interesante, pero hay que resolver los problemas de la gente. Es la concepción del propio presidente Mujica, cuando dice que tiene que darle de comer a la gente.

Él está equivocado. El equipo presidencial –pongámoslo en esos términos- hace una serie de saltos difícilmente justificables. Es cierto que son sinceros en que dicen muchas veces que una de las prioridades es atraer inversión extranjera y después se verá cómo se reparte la posible ganancia de esa inversión. El tema es que debe haber una evaluación respecto a en qué sectores se va a emplear esa inversión, cuánto empleo generan y cuáles son las contrapartes que tiene que dar Uruguay. Hay contrapartes, como la de entregar energía eléctrica barata, como necesariamente tendría que ser el caso de la minería u otorgar el recurso agua en forma gratuita. Nuevamente, esas evaluaciones no están hechas. Puede ser mucho más rentable para el Estado y para el país, por ejemplo, invertir más en la reconversión de la agricultura. Especialmente en las fases industriales de la misma, para abandonar la exportación de materia prima. Ese tipo de balance en cuanto a opciones productivas, que contemplen el consumo de recursos, de energía y la captación de empleo, no se hace. El equipo de gobierno tiene una perspectiva que, por un lado es anticuada pero por otro es muy simplista, de cómo organizar una estrategia de desarrollo.

¿Sería el Estado quien debería invertir en esas cosas?

El Estado invierte, pero lo hace sin darse cuenta. Cuando el Estado decide permitir una zona franca para estos emprendimientos, ahí se produce una pérdida. Cuando decide otorgar permisos de admisión temporaria sin pago de impuestos para la maquinaria, también hay una pérdida para el Estado.

¿Hay posibilidades de atraer capitales para esos sectores a los que hacés referencia, como la reconversión agroindustrial?

Claro que sí. Lo que sucede, para decirlo de una manera cordial, es que se necesita una visión país, no una visión de analizar negocio por negocio en forma separada. La mayor disponibilidad, por lo que observamos a nivel mundial de los capitales, debido a la crisis en los países industrializados que abandonaron la inversión en sectores convencionales industriales y financieros, hacen derivar estos capitales hacia el sur, a sectores como minerales, energía, compra de tierras o agroalimentos. Ofrecen mayor seguridad, están más a salvo de los vaivenes de la crisis y aprovechan los beneficios de la demanda sostenida de los países del sudeste asiático. Entonces, no refleja necesariamente inteligencia ni capacidad, aprovechar los capitales disponibles en el sector primario. Eso es lo que están buscando ahora varios de estos países y varios de estos capitales. Lo que hay que hacer es aprovechar esos nichos colaterales o que vienen por detrás, en la producción. Uruguay tiene una gran ventaja: el sector agropecuario. Todo indica que la demanda seguirá aumentando, los precios tienen alzas más sostenidas que en el sector de minerales y permiten hacer una fase de industrialización propia en el Uruguay, donde ya tenemos experiencia, como puede ser el sector de los lácteos. Cuando el gobierno dice que va a promover una inversión en el sector del hierro para en
algún momento hacer una industria siderúrgica, a mi modo de ver, demuestra un problema serio de desconocimiento de los datos de qué pasa con el desarrollo de esos sectores. Los países industrializados, en la actualidad, no quieren hacer siderurgia. ¿Por qué? Porque consume mucha energía. Entonces prefieren que otros países, como Brasil, hagan el enorme gasto energético necesario para la siderurgia. No estamos en los años 40, 50 ó 60, cuando se formaron Mujica y varios dirigentes, donde el gran avance en el desarrollo del país era tener una industria siderúrgica o metalúrgica fuerte. No. De hecho, los países más avanzados no quieren hacerlo por su costo energético. Entonces, permiten que Brasil sea la gran potencia siderúrgica del hemisferio sur; el gran productor de hierro, aceros y aluminio.

El uruguayo, en general ¿es consciente de la temática ambiental?

Hay una minoría consciente, pero eso sucede en todos los países. En todos los países hay una minoría de militantes ambientales activos.

Pero en otros países parece que hubiera un mayor compromiso por parte de la ciudadanía.

Sí. Mi hipótesis es que en el caso de Uruguay y en parte de Argentina y Chile, han ocurrido un par de procesos. Por un lado, somos países que no tenemos una noción clara de qué es una naturaleza silvestre. No es como el caso de un brasilero, un ecuatoriano o un colombiano, que pueden tener desde picos nevados hasta la Amazonia. Esa idea de país silvestre, salvaje, de grandes espacios naturales prácticamente no existe en nuestras culturas del Cono Sur. En segundo lugar, creo que a diferencia de la vieja izquierda de los años sesenta y setenta, el liderazgo político de la izquierda actual no ha sido proclive a incentivar el tema ambiental. Te hago un cuento: uno de los principales factores para el crecimiento del movimiento ambiental alemán fue la gestión de Willy Brandt. El Partido Socialdemócrata alemán –fijate que diferencia con la situación uruguaya, argentina o brasilera- entendió, en su necesidad política de controlar al capital, que también necesitaba ciertos apoyos. Ya tenía apoyos de los sindicatos y fomentó y alentó la creación de organizaciones ciudadanas independientes en varios temas: culturales, urbanos y ambientales. Las apoyaron, les dieron cobertura y las reconocieron. ¿Por qué? Porque la socialdemocracia de aquella época entendía que necesitaba respaldos ciudadanos. Era una socialdemocracia que negociaba con el gran capital la construcción de un Estado de bienestar. No se veían las cosas que vemos hoy, donde tenemos un gobierno que se reúne con un empresario para decidir o evaluar cómo redactar un proyecto de ley a enviar al Parlamento.

¿Te referís a Aratirí?

Claro. No estoy en contra de que el gobierno se reúna con los empresarios; al contrario, estoy a favor. Para eso están las cámaras. Pero no en negociaciones individuales. Aquella izquierda que te comentaba, diversificaba su base social más allá del movimiento sindical.

La izquierda sudamericana perdió esas capacidades. Eso se explica en que en los gobiernos progresistas, sus principales líneas de crítica y ruptura están con los nuevos movimientos sociales, que son esencialmente tres: tiene serios problemas con el movimiento feminista, con los ambientalistas y con los movimientos indígenas. En todos los países. Eso también tiene que ver con el reformateo que ha hecho el progresismo sudamericano de la idea de justicia. Han quedado atrapados en una idea de justicia esencialmente vinculada a la redistribución económica, la cual se lograría por otorgar empleo o, para los más pobres, asistirlos monetariamente. La idea de justicia como un campo mucho más amplio, que incluye otros aspectos, que van desde la justicia ambiental, derechos culturales, cuestiones del espacio urbano, de la vida pública, etc., se ha perdido. Eso puede ser entendido por las crisis que vivieron nuestros países, que pegaron mucho en el plano económico; pero esa etapa ya pasó y ahora sería necesario reconstruir la idea de justicia. La izquierda sudamericana ha quedado atrapada en ese progresismo de base material.

¿Y los sindicatos?

Ahí hay otro cambio importante, con el realineamiento del movimiento sindical. El caso más dramático es el de Brasil, que explica la acentuación de la estrategia progresista de tipo extractivista.

¿Por qué?

Las dos mayores empresas brasileras, que son transnacionales, son extractivistas: Petrobras y Vale do Rio Doce. Petrobras es una empresa mixta con participación directa del Estado. Pero tanto en Petrobras como en la minera Vale, entre los principales accionistas están los fondos de pensiones de los sindicatos más grandes. Y el principal financiador es el gobierno federal a través del BNDES. Por lo tanto una parte importante de los movimientos populares está interesada en acentuar el extractivismo. Acá es que se genera esta fractura entre nuevos movimientos sociales, que cuestionan el extractivismo y los viejos movimientos sociales, como este tipo de sindicalismo, que está a favor del extractivismo, por razones de apego ideológico (al PT), cultural (a la idea de desarrollo material, explotando la naturaleza), pero también por razones prácticas, ya que sus fondos de pensión dependen de que esas empresas funcionen.

Un eslogan que se ha querido patentar es el de “Uruguay Natural”.

Es un eslogan. Uruguay es el único país latinoamericano que no tiene una frontera con una naturaleza silvestre.

¿Las playas?

Son todos lugares modificados. Uruguay debería pensar sus políticas ambientales en forma muy distinta a la de los demás países latinoamericanos. Tendría que pensar sus políticas ambientales en una dinámica más parecida al contexto que se encontraría en los países europeos, de naturalezas ya muy modificadas.

Anuncios

Written by Conocer

29 agosto, 2012 a 5:33 am

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: