Conocer para transformar.

Una visión socialmente viable, económicamente factible y ambientalmente adecuada

El creador de la web sobre la libertad y la democracia.

leave a comment »

La Web es crítica no sólo con la revolución digital sino con nuestra continua prosperidad – e incluso nuestra libertad. Como la democracia misma, necesita ser defendida.

La World Wide Web cobró vida en mi escritorio en Ginebra, Suiza, en diciembre de 1990. Consistía en un sitio web y un navegador-visualizador, que resultaban estar en la misma computadora. El simple sistema demostraba un concepto profundo: que cualquier persona podría compartir información con cualquier otra, en cualquier lugar. Con este espíritu la Web se expandió desde sus raíces. Hoy, en su vigésimo aniversario, la Web está ampliamente integrada en nuestras vidas cotidianas. Damos por hecho que siempre estará allí, en cualquier instante, como la electricidad.

La Web evolucionó en una poderosa y ubicua herramienta porque fue construida en principios igualitarios y debido a que miles de individuos, universidades y compañías han trabajado, de manera independiente y en conjunto como parte del World Wide Web Consortium (3WC) para expender sus capacidades basadas en esos principios.

La Web como la conocemos, sin embargo, está siendo amenazada en muchos aspectos. Algunos de su más exitosos habitantes han comenzado a desconocer estos principios. Los grandes sitos de redes sociales han amurallado la información de sus usuarios del resto de la Web. Los proveedores de Internet inalámbrico están siendo tentados a enlentecer el tráfico de sitios web con los que no han estrechado negocios. Los gobiernos –totalitarios y democráticos– monitorean los hábitos de los usuarios, amenazando los derechos humanos fundamentales.

Si nosotros, los usuarios, permitimos que continúen estas tendencias sin ser analizadas, la Web se podrá verse desmembrada en islas fragmentadas. Podríamos perder la libertad de conexión el sitio Web que queramos. La epidemia podría extenderse a smartphones y tablets, que son también portales a la vasta información que ofrece la Web.

¿Por qué esto debería de interesarte? Porque la Web es tuya. Es un recurso público del cual dependen tú, tu negocio, tu comunidad y tu gobierno. La Web también es vital para la democracia, un canal de comunicación que hace posible una continua conversación mundial. La Web es hoy más relevante para la libertad de expresión que cualquier otro medio. Contribuye a la era de las redes digitales con principios establecidos en la Constitución Política de EE.UU., la Carta Magna británica y otros importantes documentos: la garantía de no ser espiado, filtrado, censurado o desconectado.

Sin embargo se suele pensar que la Web es como parte de la naturaleza, y si empieza a marchitarse, bueno, son de esas cosas que pasan y no se puede hacer nada. No es así. Creamos la Web al diseñar protocolos de computadora y software; este proceso está completamente bajo nuestro control. Elegimos las propiedades que deseamos que tenga o no tenga. De ninguna manera está terminado (y ciertamente no ha muerto). Si queremos indagar lo que está haciendo el gobierno, observar lo que los grandes corporativos están haciendo, percatarnos de las reales condiciones del planeta, encontrar una cura a la enfermedad de Alzheimer, sin dejar de mencionar compartir nuestras fotos con los amigos, el público, la comunidad científica y la prensa, debemos asegurarnos de que los principios de la Web se mantengan intactos – no sólo para preservar lo que hemos ganado sino también beneficiarnos de los grandes avances que están por venir.

Artículo original: Long live the web: a call for continued open standars and neutrality

Traducción: Alfonso Esparza

– – –

Tim Berners-Lee (Londres, Reino Unido – 1955) es considerado el padre de la web. Ante la necesidad de distribuir e intercambiar información acerca de sus investigaciones de una manera más efectiva, Berners-Lee desarrolló las ideas fundamentales que estructuran la web. Él y su grupo crearon lo que por sus siglas en inglés se denomina Lenguaje HTML o lenguaje de etiquetas de hipertexto, el protocolo HTTP y el sistema de localización de objetos en la web URL.

El primer servidor Web se encontraba en el CERN y fue puesto en línea el 6 de agosto de 1991. Esto proporcionó una explicación sobre lo que era el World Wide Web, como uno podría tener un navegador y como establecer un servidor Web. Este fue también el primer directorio Web del mundo, ya que Berners-Lee mantuvo una lista de otros sitios Web aparte del suyo. Debido a que tanto el software del servidor como del cliente fue liberado de forma gratuita desde el CERN, el corazón de Internet Europeo en esa época, su difusión fue muy rápida. El número de servidores Web pasó de veintiséis de 1992 a doscientos en octubre de 1995 lo que refleja cual fue la velocidad de la difusión de internet.

En su libro Tejiendo la red, publicado en 1999, Tim Berners-Lee explica por qué la tecnología web es libre y gratis. Se considera al mismo tiempo el inventor y el protector de la web.

Anuncios

Written by Conocer

30 julio, 2012 a 11:44 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: