Conocer para transformar.

Una visión socialmente viable, económicamente factible y ambientalmente adecuada

Introducción a una economía basada en recursos, por Peter Joseph.

leave a comment »

Guión de “Introducción de una economía basada en recursos”.
Por Peter Joseph:

El objetivo de esta presentación es dar una idea general de la línea de pensamiento que concluye con este nuevo modelo económico, el cual no está basado en la circulación de dinero sino en el manejo inteligente de los recursos de la Tierra. Concluyendo, en base a nuestro mundo físico, con el método más eficiente, estratégico y sostenible para satisfacer las necesidades de la población humana.

En el mundo de hoy, las decisiones sociales son esencialmente responsabilidad de individuos o grupos en el ámbito político o empresarial.De hecho uno puede notar que la política y los negocios son las entidades detrás del poder en el orden social, tal y como lo conocemos hoy.

Y como la historia lo ha demostrado, cuando algo sale mal a nivel social, la tendencia es que un grupo o subgrupo echa la culpa al otro. Los de izquierda culparán a la derecha, los conservadores culparán a los liberales, la nueva administración culpará a la vieja administración, etc. A pesar de esto, rara vez se escucha alguna crítica de los principios sociales que rigen a la sociedad en sí, parece que simplemente es asumido por la mayoría. En otras palabras, la cultura parece aceptar incondicionalmente el paradigma socio-económico sin cuestionarlo, y la política y los negocios parecen ser parte de los procesos naturales del hombre. Incluso en un mundo donde crece el desempleo,  aumenta la pobreza,  se incrementan los trastornos mentales y el abuso de sustancias, una disminución drástica de los recursos,  degradación ambiental total, propensión a la guerra y la violencia, una deuda global sistémica por defecto, inflación acelerada, una atmósfera de desestabilización y muchos otros problemas ambientales, demasiados para nombrarlos a esta altura todavía existe un rechazo general a considerar que tal vez el propio sistema socio-económico pudiera ser el error.

¿Qué tal si este juego al que estamos acostumbrados es realmente el problema? ¿Y si la naturaleza de las instituciones dominantes y los métodos actuales están creando y perpetuando ciertas tendencias de comportamiento que son, por decirlo, menos insostenibles y nocivas?  Simplemente no lo vemos.

Conforme ha avanzado el tiempo, junto con el incremento exponencial del conocimiento humano, hemos visto una erosión natural de varias formas anormales de superstición y prácticas sociales no progresivas.
Estamos yendo lentamente hacia  una verdadera era de la razón si se quiere, que reconoce que de hecho existen leyes naturales demostradas según referencias físicas directas. Leyes que nos gobiernan y este método de pensamiento al que podemos denominar científico nos permite extrapolar enfoques viables  hacia nuestra conducta, las cuales virtualmente garantizan una ganancia tangible, si se valoran adecuadamente claro está.

Esta inferencia científica es lo que de hecho  ha producido esta gran cantidad de tecnología que vemos a nuestro alrededor, desde aeroplanos hasta la medicina que salva vidas. Incluso nuestra comprensión del universo.

En palabras simples, la ciencia es una manera de entender al mundo y a nosotros mismos, guiándonos a la aproximación más cercana a la realidad que podemos tener. Y por supuesto, mientras todos nosotros vemos los frutos de este método de pensamiento y sus innumerables  aplicaciones, existe aún un campo que permanece intacto frente al método científico, nuestro sistema social.

Dentro de este contexto parece que nos encontramos atorados en el tiempo, usando prácticas tradicionales anticuadas que muestran signos claros de ineficiencia. Por ejemplo: otorgamos poderes dictatoriales a los políticos y a sus partidos bajo la tutela de algo que nosotros llamamos “democracia”.

Políticos que en general, claramente carecen de educación o instrucciones en cuestiones sobre organización social. En un mundo donde innecesariamente cada 5 segundos muere un niño por pobreza y privación, muchos clavan una resolución por parte de las instituciones gubernamentales, sin considerar realmente la realidad científica de que alimentar y cuidar a la población del mundo no es un asunto político, es un problema técnico. Que puede ser resuelto mediante un sencillo manejo y distribución de recursos y la aplicación estratégica e inteligente de la tecnología.

De manera similar, tenemos estas cosas a las que llamamos corporaciones o empresas que pueden arbitrariamente declararse dueños de los recursos naturales limitados de este planeta. Recursos que todos necesitamos. Ellos utilizan estos recursos para el progreso de un grupo aislado a través de un sistema basado en egoísmo al que conocemos como “Libre Mercado”. De hecho cuando se aborda este punto el mensaje es bastante claro: o te sometes a este juego de ventaja diferencial y egoísmo o simplemente no mereces derecho alguno a la vida. Debes ganarte el derecho a vivir en este planeta, por decirlo así. Lo cual, para cualquier mente pensante es claramente una estructura pseudo totalitaria para perpetuar un grupo o clase sobre otra, sin embargo una vez más esto se pasa por alto, dado que está incorporado a la estructura.

Nacemos en este sistema y estamos condenados a pensar que es un hecho natural y una empírica de vida, de la misma manera que si tal vez, años atrás, hubieses nacido como un mísero esclavo y como nunca estuviste expuesto a nada distinto puede que incluso creas que merezcas ser un esclavo, ya que una vez más ese es el orden natural de las cosas.

Y si a este hecho agregamos un sistema monetario que se basa explícitamente en la Deuda, el cual sin previo aviso a la mayoría de la gente, matemáticamente garantiza que una subclase de la población humana sea siempre abusada. Empezamos a ver que vivimos en una variación avanzada de feudalismo. Es técnicamente imposible que las necesidades de todos sean satisfechas en el sistema actual. El juego económico de ventaja diferencial simplemente no está diseñado para permitir que todos vivan y prosperen. Es un juego de ganar y perder.

A pesar del estado del mundo natural y de aquello que somos capaces de lograr y producir tecnológicamente. En palabras simples, nuestro sistema económico esta desvinculado de los procesos naturales de los procesos naturales del mundo físico. Una característica que solamente nos puede guiar a más problemas, sino se inicia un cambio radical que se aleje a estas asunciones caducas.

Entonces, tomemos un gran paso atrás, dejando de lado todo esto de lo que hemos hablado a cerca de nuestros constructos sociales y hagámonos esta pregunta:

“¿Cuáles son los principios inmutables de la prosperidades y la salud humana?

Y entendiendo que vivimos en un planeta finito, ¿Cómo construimos un sistema que satisfaga esas necesidades para todas las personas de la Tierra mientras aseguramos la sustentabilidad de este hábitat para futuras generaciones?

Para responder esta pregunta necesitamos primero reflexionar acerca de las necesidades humanas en sí. Durante siglos, los filósofos han contemplado la naturaleza del hombre tratando de encontrar esos aspectos universales que todos compartimos. Este es por supuesto, un debate continuo con mucha especulación, sin embargo, en lo que se refiere a necesidades humanas, encontramos una serie de puntos en común virtualmente universales. No hace falta decir que si no obtenemos los nutrientes necesarios: comida, aire y agua, dejaremos de existir si somos expuestos a toxinas que son químicamente tóxicas para nuestra biología. Tales como el mercurio o sustancias similares es muy posible que enfermemos gravemente.

Si siendo niños sufrimos un déficit cebero de vitaminas, habrá un resultado pobre para la salud individual, como fallas de crecimiento o problemas de inmunodeficiencia. Pero como la ciencia humana ha progresado, ahora sabemos que las necesidades humanas no terminan ahí, los seres humanos somos organismo BIO-PSICO-SOCIALES.  Lo que quiere decir que somos influenciados por nuestro ambiente simbióticamente en muchas formas sutiles, y muchas veces complejas.

Por ejemplo, si una madre en las últimas etapas del embarazo sufre de estrés emocional excesivo inundando su sistema con hormona del estrés (cortisol)  el sistema de ese bebé gestante pudiera estar comprometido de manera negativa para el resto de su vida, ya que técnicamente hablando el feto está aprendiendo acerca de cómo será el mundo. Esto también se aplica para la infancia y la niñez temprana, un periodo crítico en el desarrollo durante  cual el organismo está,  literalmente, siendo programado o adaptado a la posible naturaleza del mundo existente.

Una impresión que al parecer se lleva durante la vida entera y en múltiples formas.

Y si ese periodo crítico es asociado con estrés negativo, sufrimiento y dolor, el desarrollo de ese niño podría evolucionar, de forma predecible, hacia tendencias de comportamiento que incluyen violencia y propensión a la adicción en años venideros. El punto aquí, en lo que respecta  a necesidades humanas es que la salud física, emocional y mental de una persona ya no puede considerarse algo asilado o temporal, estamos de hecho conectados social y ambientalmente en múltiples facetas. Y si nuestra intención como sociedad es producir seres humanos física y psicológicamente balanceados, la sociedad entera debe ser diseñada para satisfacer esas necesidades  y además acoplarse conforme nuestro entendimiento cambia y el conocimiento avanza.

Entonces, la salud pública en el sentido más amplio es realmente la verdadera medida de desempeño de cualquier sistema social conjuntamente con el manejo sustentable e inteligente de los recursos de la Tierra la cual provee los recursos esenciales que todos necesitamos, junto con la estructura social que en realidad conduce a la salud individual y por consiguiente a la salud de la sociedad en sí y su progreso.

Entendiendo estos principios fundamentales, ¿Cómo diseñamos una sociedad que realmente apoye a la especie humana y al mismo tiempo mantenga un equilibrio ambiental?

Esto nos lleva al concepto de una economía basada en recursos.

Una economía basada en recursos es una respuesta directa a esta comprensión física, natural y científica inferencialmente derivada, para concluir con el cálculo de cómo satisfacer todo el espectro de las necesidades humanas de la forma más eficiente y sostenible, tomando en cuenta lo que realmente nos hace falta, es decir la relación simbiótica con esta delicada biósfera que todos compartimos.
Si partimos de esto, podemos estructurar la sociedad con poca o ninguna opinión humana si, por supuesto, nuestra meta común es maximizar nuestra sostenibilidad y eficiencia económica. El sistema que describimos es natural y evidente, una vez que asumimos estos parámetros.

Hay tres consideraciones económicas que deben ser inmediatamente abordadas:

– La cuantificación de los recursos
– El equilibrio dinámico
– Y el diseño estratégico.

En lo que respecta a la cuantificación de los recursos, vivimos en una biósfera planetaria virtualmente cerrada, con una serie de recursos (la mayoría de ellos finitos) a nuestra disposición, dada esta realidad es obvia nuestra responsabilidad si queremos permitir que nuestro hábitat se sostenga a sí mismo para las futuras generaciones y satisfaga las necesidades de la población actual debemos organizar y contabilizar.
Una distribución económica adecuada de los recursos no se puede lograr a menos que realmente averigüemos, en una aproximación holística, cuanto tenemos y cuanto está localizado cada cosa. A la larga, esto llevará a lo que nosotros conocemos como “capacidad de carga de la Tierra”, un dato que es muy importante.

Pero este inventario es apenas el primer paso, también necesitamos establecer el ritmo de cambio y regeneración cuando estos parámetros son aplicables.

Aquí tenemos lo que llamamos “equilibrio dinámico”. El ejemplo clásico de este tema hoy en día es la deforestación. Los árboles tienen un ciclo y un ritmo de crecimiento natural. Si nuestro uso de madera es superior al ritmo de regeneración natural, el cual desafortunadamente es el caso hoy en día, tenemos un problema. Ya que es por definición no sustentable.

No olviden que para funcionar, el modelo monetario requiere tanto consumo como sea posible,  para mantener los empleos de la creciente población y la operación económica. Esto es simplemente “Ecocida”.

Recuerden que un requisito primordial de una verdadera economía es “economizar”, o ser estratégicamente conservador y eficiente. Hoy en día vivimos en lo que podría llamarse “anti economía”. Lo que nos lleva al Diseño Estratégico.

Satisfacer oficialmente el amplio espectro de necesidades humanas dentro de un planeta finito y en forma sustentable, significa que la distribución de los recursos debe ser estratégicamente optimizada y conservadora. Actualmente, esto no se hace o podría decirse anárquicamente hecho, a través de procedimientos económicos  arbitrarios guiados por lo que puede pagar el productor y por ende el consumidor y no por lo que científicamente es más eficiente y estratégico.

Sin olvidar cuestiones como cuánto debe durar un bien dado y el método utilizado para su eventual avería y reciclaje. Todos estos elementos necesitan ser considerados en el diseño inicial, sin interferencia del sistema del mercado y el costo eficiencia, los cuales sirven como inhibidores de un diseño sostenible. La economía es incrementar la eficiencia siempre como sea posible. Es acerca de hacer aquello que es científicamente correcto, no lo que cierta compañía puede costear para seguir siendo competitiva en el sistema de mercado.

Necesitamos una cuantificación, distribución y diseño estratégico derivado de parámetros demostrados, que aseguren la máxima eficiencia y sustentabilidad. Cualquier cosa menor a eso sería simplemente negligente.

Entonces, la cuantificación de los recursos, el equilibrio dinámico y un diseño estratégico conforman la base subyacente para este modelo económico basado en recursos.
Basados en esto, podemos concluir otros puntos organizativos mucho más específicos:

1- Necesitamos pasar de una economía en crecimiento a una economía en estado de equilibrio. El equilibrio dinámico simplemente no puede mantenerse en una economía en crecimiento dado que el crecimiento constante es imposible en un planeta finito.
2- Necesitamos un sistema de cooperación en vez de uno competitivo. Un diseño estratégico no puede ser cumplido cuando está en juego el costo eficiencia. De hecho, es bastante simple, La eficiencia monetaria es inversa a la eficiencia tecnológica.
3- Necesitamos un sistema planificado. Un sistema diseñado para tomar en cuenta la distribución de los recursos, el equilibrio dinámico y el diseño estratégico explícitos en el sistema. Los caóticos sistemas corporativos ni siquiera se acercan, tantos desperdicios y falta de eficiencia son simplemente inaceptables.
4- La automatización se antepone a la labor humana en todos los niveles. Esto, una vez más, recae en el componente del diseño estratégico. No solo diseñamos los bienes de consumo para hacerlos lo más eficientes posible, sino incluso el diseño mismo de los métodos de  producción necesita ser igualmente estratégica para maximizar exactitud y resultados.
Desconocido por muchos, la productividad actualmente es inversa al número de empleados en la mayoría de los sectores estudiados. Lo que significa que es socialmente irresponsable en no automatizar, ya que esto nos puede ayudar a generar abundancia.
5- Nos movemos de un sistema de propiedad a un sistema de acceso, y por consiguiente, la remoción del sistema de intercambio monetario en sí mismo. Hay una gran diferencia entre el estado actual de las cosas y la escases intrínseca  en el pasado, ahora tenemos una avanzada tecnología de producción que nos permite lo que podría llamarse “acceso a la abundancia”, o un sistema de distribución de recursos que permitiría acceso universal gratuito a bienes y servicios sin la necesidad de que nadie use una divisa. En lugar de tener un enfoque de inversión basado en la propiedad, un enfoque de valor que requiera de acumulación y protección, diseñamos un sistema de acceso intercambiable como un sistema de alquiler o como el de una librería que vemos hoy en día.

Si tomamos como ejemplo nuestra sociedad actual, donde yo, por ejemplo, puedo manejar mi auto solo por unas horas la semana como máximo, ¿realmente tiene algún sentido de eficiencia que yo guarde este vehículo en un lugar donde se quede sin uso por cerca del 90% del tiempo? Y si extiendes esa idea a la totalidad del sector de bienes, comprendemos que realmente podemos reducir la producción, crear más eficiencia y reducir el uso de recursos, mientras que contra toda predicción, permitimos simultáneamente más acceso a los bienes por parte de la población cuando ellos lo necesiten. El término sería “Acceso Estratégico”.

Se que para muchos es difícil pensar en una sociedad basada en el acceso en el lugar de una basada en la propiedad, dado en el materialismo en el que nos hemos criado, que sirve para inducir el tremendo consumo que perpetua el sistema de mercado y por lo tanto la demanda de mano de obra y todo lo demás. Pero la eficiencia de este concepto, cuando todos esos requerimientos obsoletos son removidos, me refiero a los falsos requerimientos de la economía de mercado,  si se hace correctamente, la eficiencia de esta aproximación es simplemente incomparable. La demanda podría ser evaluada dinámicamente  para evitar carencias y excesos, usando tecnología de punta en automatización y distribución la conveniencia podría superar todo aquello que conoce el 99% de la población, sin mencionar una reducción del crimen tal como lo conocemos en por lo menos un 90%. El punto crítico es que el dinero no es requerido en un mundo donde se tiene acceso a la abundancia.

Con esto concluimos el sumario básico de los atributos fundamentales del modelo económico basado en recursos.  ¿Es perfecto?, ¿es una utopía?… No. Pero sería increíblemente mejor a cualquier  cosa que tenemos hoy. Es decir, continuar haciendo daño a la  especie humana, al ambiente y mostrando signos de empeorar todavía más.
Si quieren conocer más acerca de una economía basada en recursos, junto con las organizaciones que trabajan para hacerlo posible, por favor visiten www.elespiritudeltiempo.org  y  www.elproyectovenus.org    para más información.
Gracias por su tiempo.

http://www.youtube.com/watch?v=6UqHcIlXfwA

Anuncios

Written by Conocer

11 mayo, 2011 a 6:04 am

Publicado en Sin categoría

Tagged with , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: