Conocer para transformar.

Una visión socialmente viable, económicamente factible y ambientalmente adecuada

La importancia del monte nativo.

leave a comment »

El monte nativo tiene una importancia fundamental en las corrientes de agua dulce, tanto subterránea como de superficie.

  • Regulación de los cauces hídricos,
  • Amortiguación de las crecientes, y
  • Alimentación de los acuíferos subterráneos.

El monte nativo en su conjunto alcanza por lo general un porte mediano, de entre 6 y 8 metros de altura, con una alta proporción de árboles ramosos y de fuste tortuoso; sin embargo, varias especies pueden adquirir buen porte forestal, como el viraró, tarumán, ingá, timbó, ibirapitá, guayubira o lapacho. Asimismo, cuenta con un elevado porcentaje de especies perennes y una alta presencia de otras plantas acompañantes como plantas aéreas o helechos.

Dadas estas características, los montes ribereños y serranos poco intervenidos pueden cumplir muy eficientemente con las funciones de regulación hídrica, lo que a su vez se relaciona directamente con el control de la erosión del suelo y por ende con la calidad del agua y la conservación de las cuencas.

Las masas boscosas constituyen barreras biológicas que minimizan los daños de las lluvias. El monte indígena, por excelencia, tiende a homogeneizar el régimen hídrico de los cauces de agua, reduciendo los valores extremos de los escurrimientos, en especial los picos de las crecidas. A mayor escurrimiento del suelo, menor será el nivel alcanzado por las crecientes, dado que se producirá un defasaje entre la precipitación y el escurrimiento al cauce, lográndose también una mayor regularidad en el caudal.

El monte nativo cumple las funciones de intercepción, infiltración y conservación de la humedad derivada de las precipitaciones. El follaje permite que la caída de la lluvia se uniformice en su llegada a la superficie y las raíces contribuyen a la reducción de la velocidad del agua, evitando la erosión y la degradación. Las capas bajas de los montes permiten una mayor penetración del agua en el suelo, facilitando la infiltración a las capas subterráneas. Es decir,

la presencia de monte indígena contribuye de manera fundamental a la recuperación de los acuíferos que yacen bajo nuestro territorio.

En síntesis, la conservación de cuencas hídricas requiere la adopción de una serie de medidas en materia de prácticas de uso de suelos, manejo de bosques y reforestación complementaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: